La realidad actual: digitalízate o muere

Las empresas necesitan talento, datos, tecnología y ejecución ágil para poder competir y sobrevivir.

Talento: Las empresas necesitan capacitar a sus colaboradores (equipo interno) y contratar especialistas que faciliten los procesos de transformación digital.  Es la combinación de ambos talentos la esencia para impulsar los cambios desde adentro.

Datos:  Son los activos digitales claves para competir.  El poder de los datos,  la inteligencia en el uso de los datos en tiempo real definirá los nuevos jugadores en la industria.  No se trata sólo de tener el email y teléfono de los clientes, sino de entender qué prefieren, que les gusta, que no les gusta, cómo te adelantas a sus nuevos pedidos.  Así también desde lo operacional, cómo utilizar los datos de producción, para hacer las mismas tareas en menos tiempo y con menos recursos.

Tecnología: Existe una alta  proliferación de herramientas y soluciones digitales en el mercado, desde soluciones estándares, masivas y personalizadas hasta soluciones específicas y a la medida.  El éxito de adquirir la tecnología correcta depende más de la capacidad de la empresa para definir el problema con claridad, los requerimientos de la  información correcta e integrar la solución a sus operaciones.

Ejecución Ágil: Las iniciativas digitales son diferentes del resto de los proyectos empresariales.  Requieren una planificación, aplicación de metodologías ágiles con foco, velocidad y flexibilidad.  Así como la ejecución de variadas pruebas previas a la puesta en marcha y la capacitación a los usuarios.  Muchos proyectos digitales fallan en la ejecución, pierden fuerza y se matan antes de nacer o ver su potencial real.   La planificación correcta, la ejecución metódica y el liderazgo para la colaboración son claves para una implementación y ejecución exitosa.

En TW Group acompañamos a nuestros clientes en todo el proceso de digitalización, desde el levantamiento del problema hasta la ejecución ágil. 

 

Si puedo hacerlo de manera virtual, lo haré

Muchos son los cambios que ha traído la pandemia, y entre ellos la aceleración de la digitalización. Las comunicaciones se han vuelto virtuales, reuniones de trabajo, clases online, juntas con familiares y amigos, misas, seminarios, ruedades de negocios,  negociaciones, acuerdos comerciales, reuniones de directorio y la lista sigue.  Casi todo ha evolucionado a “modo virtual” gracias a la tecnología y a la cultura, y a las necesidades humanas de seguir conectados entre nosotros.

Por otro lado, la falta de previsión y el haber aplazado en diversas ocasiones la transformación del negocio hacia el comercio digital ha dejado a algunas industrias casi en banca rota. Esto es evidente para el sector retail, donde las restricciones al movimiento y cierre obligado de las superficies comerciales han supuesto un problema de graves consecuencias. La buena noticia es que las lecciones que estamos aprendiendo, nos prepararán si este “modo virtual” continua.

Lo cierto es que la digitalización llegó para quedarse y las organizaciones y empresas de todo tamaño necesitan contar con plataformas web que les permitan informar sus productos y servicios, comunicarse y atender consultas y reclamos de sus clientes, así como vender a través de ecommerce, marketplaces y redes sociales.  Porque hoy, casi todo trámite o compra se puede hacer por internet y si tu empresa no está a la altura, tus competidores se llegarán a tus clientes, porque “si puedo hacerlo de manera virtual, lo haré”.